BIEN PARÍA’

 

ESTER PAYARES

 

Si mi piel no fuera lago y en mis ojos no se dibujaran araguaneyes;
si mi voz no oliera a risa y mi cuerpo no se estremeciera con el ruido de un tambor;
si tantísimos de mis recuerdos no le pertenecieran a un páramo andino y mi ser no se eclipsara con un crepúsculo barinés;
si mi sueño de domingo no acabara con guacamayas bullosas que pasean por mi balcón;
si mi pecho no se inflara cuando escucho Pajarillo, un tamunangue o un canto del Tío Simón.

Si mi alma no fuera playa, y la sabana, mi calma;
si un cielo azul intenso no adornara mis ventanas;
si la nobleza y sencillez de tanta gente no hubieran construido mi historia;
si en mis calles no hubiera magia;
si nuestra insignia no fuera la esperanza;
si no hubiese nacido con el corazón tricolor;
si el vino tinto no corriera por mis venas;
si toda yo no vibrara con el oleaje de mi bandera…

…me inyectaría sangre nueva,
me teñiría el corazón, me tatuaría nueve letras.

Y es que yo sé, sin un ápice de duda, que ninguna otra tierra me habría parido mejor.